Varios son los signos que hacen evidente la ascensión de China como un típico imperio de estos tiempos modernos. Más allá del debate en que muchos se desgastan defendiendo a esa nación como un país socialista o no, el caso es que además de ser una economía creciente que esparce su mercado por el mundo entero, ya hay otros elementos que nos podrías ayudar a corroborar la tesis de este renacer del viejo sentimiento imperial del gigante asiático.

El caso de las islas artificiales, en proceso de construcción por Beijín en el Mar de China Meridional, es tal vez el más típico en este asunto. Su edificación está caldeando las relaciones con sus vecinos de la región, incluso con el propio EE.UU., quien ya ha realizado declaraciones al respecto.

Pero la construcción de islas artificiales y los contenciosos marítimos por estas no son nada nuevo. El asunto es que en un mundo tan lleno de conflictos como el de hoy un eventual enfrentamiento entre grandes potencias se convierte en preocupación de todos.

Estas islas, enclavadas sobre un conjunto de cien archipiélagos e islotes en disputa por China, Taiwán, Vietnam, Malasia, Brunei y Filipinas, la resuelta decisión del gobierno chino de construir allí puertos y pistas de aterrizaje para su uso particular provocó un llamado de alarma de todos los países de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático – ASEAN- en contra del gigante vecino.

En tan solo unos meses se han dragado muros de arena sobre los arrecifes de coral y luego se pavimentaron con cemento, para dar origen a un territorio sobre el mar, destruyendo todo el ecosistema de la zona. Claro, estas no son solo simples islas, sino que en las profundidades de estas aguas hay significativas reservas de
combustibles fósiles y activos pesqueros, además de constituir una importante ruta de tráfico marítimo.

Al construir las islas y proclamar sobre ellas absoluta soberanía podrá automáticamente reclamar sus derechos sobre las 200 millas que se extienden más allá de sus costas en todo el territorio circundante. Nada tontos, ¿verdad?…

Leer más de este post:

http://bajolaestrella.webnode.es/products/el-nuevo-imperio-chino/