“La religión nunca podrá reformar a la humanidad porque la religión es esclavitud”. Robert G. Ingersoll (1833-1899)

Continuación de “El secreto del cristianismo. Parte 1”

(…)

Ahora, todos hemos oído hablar del final de los tiempos y del fin del mundo. A partir de las representaciones de los ilustradores en el libro de la revelación, la fuente principal de esta idea es Mateo 28:20, donde Jesús dice: “Estaré incluso hasta el final del mundo”. Sin embargo, la versión del rey James, “mundo”, es una mala traducción entre muchas malas traducciones que hay en la Biblia. La palabra verdadera que está usando es “aeon”, que significa “era”. O sea, “estaré contigo incluso hasta el final de la Era”, lo que es verdad, pues la personificación solar de Piscis de Jesús terminará cuando el Sol entre en la Era de Acuario. En su total concepto del fin de los tiempos y el fin del mundo es una alegoría astrológica
malinterpretada. Digamos esto a los aproximadamente 100 millones de personas en América que creen que el final del mundo viene.

El símbolo de Jesús, además de ser un híbrido literario y astrológico, es más explícitamente un plagio del Dios-Sol egipcio Horus. Por ejemplo, grabado hace aproximadamente 3500 años, en las paredes del templo de Luxor en Egipto, son las imágenes de la proclamación, la inmaculada concepción, el nacimiento y la adoración de Horus. Las imágenes comienzan con el pensamiento de la anunciación que la virgen Isis concebirá a Horus, luego Nef, el fantasma sagrado que deja preñada a la virgen, y luego el nacimiento virginal y la adoración. Esta es exactamente la historia de la concepción milagrosa de Jesús. De hecho, las similitudes entre la religión cristiana y la egipcia son mucho más numerosas de lo que podríamos imaginar.

Y el plagio es continuo. La historia de Noé y su arca, es tomada exactamente de la antigüedad. El concepto de una gran inundación es generalizado en todo el mundo antiguo, con más de 200 diversas citas en diversos períodos y épocas. Sin embargo, uno no necesita mirar tan lejos al origen pre-cristiano que la epopeya de Gilgamesh, escrito en 2600 a.n.e. Esta historia habla de una gran inundación ordenada por Dios, un arca con animales salvados sobre él, e incluso el lanzamiento y regreso de una paloma, llevados a cabo en común con la historia bíblica, entre muchas otras semejanzas.

Y luego hay una historia plagiada de Moisés. Sobre el nacimiento de Moisés, dicho es que fue puesto en una canasta de caramillo y puesta a la deriva en un río para evitar el infanticidio. Después fue rescatado por una hija de reyes y criado por ella como un príncipe. Esta historia fue sacada directamente del mito de Sargón de Akkad, de alrededor del 2250 a.n.e. Además, Moisés es conocido como el donante de la ley, de los 10 mandamientos, la ley Mosaica. Sin mebargo, la idea de una ley que es traspasada por Dios a un profeta sobre una montaña es también un logo muy viejo. En India, Manou fue el gran donante de la ley. En Creta, Minos subió al monte Dicta, donde Zeus le dio las leyes sagradas. Mientras en Egipto estaba Mises, quien llevó tabletas de piedra y sobre ellas las leyes de dios.

Y hasta los 10 mandamientos fueron tomados francamente del hechizo 125 del libro egipcio de los muertos. Es lo que el libro de los muertos expresó, “no he robado”, se convirtió en “no robarás”, o “no he matado” en “no matarás”, etc. A decir verdad, la religión egipcia es probablemente la base fundamental de los principios de la teología judeo-cristiana. Bautismo, vida después de la muerte, sentencia definitiva, el alumbramiento virginal y la resurrección, la
crucifixión, el arca de la alianza, la circuncisión, los salvadores, la sagrada comunión, la gran inundación, pascua, navidad, todos son atributos de las ideas egipcias.

San Justino (100-165 d.n.e.), uno de los primeros historiadores del Cristianismo y defensor, escribió: “Cuando decimos que él, Jesús Cristo, nuestro maestro, fue concebido sin la unión sexual, fue crucificado, murió y se levantó otra vez, y subido al cielo, no exponemos nada diferente de lo que usted cree referente a los que usted estima referente a los hijos de Júpiter”. O sea que lo que quiso decir fue que aceptar que era nacido de una virgen es lo mismo que se cree acerca de Perseo. Es obvio que Justino y los otros primeros cristiano conocían cuan similar era el cristianismo con las religiones paganas. Sin embargo, Justino tenía una solución. En lo que a él se refería, el diablo lo hizo. El diablo tenía la previsión de
anteponerse a Cristo, y creó estas características en el mundo pagano.

La Biblia no es más que un libro híbrido de literatura
astro-teológica, como casi todos los mitos religiosos antes que ella. A decir verdad, el aspecto de transferencia de un atributo de un personaje a un nuevo personaje se puede encontrar dentro del mismo libro. En el Viejo Testamento está la historia de José. José era un prototipo para Jesús (del Nuevo Testamento). Ambos nacieron de un parto milagroso. José tenía 12 hermanos, Jesús 12 discípulos; José fue vendido por 20 piezas de plata, Jesús por 30. El hermano “Judah” sugiere la venta de José, el discípulo “Judas” sugiera la venta de Jesús. Ambos empezaron su ministerio a los 30 años de edad.

Pero hay alguna evidencia histórica real que hable sobre la existencia de Jesús de Nazaret. Hay numerosos historiadores que vivieron en los alrededores del Mediterráneo, ya sea durante, o poco después de la presunta vida de Jesús. ¿Cuántos de ellos documentan a esta figura? Ninguno. Sin embargo, en honor a la verdad, eso no quiere decir que los defensores del histórico Jesús no hayan reclamado lo contrario. Plinio el joven, Suetonius y Tácito son los tres primeros. Cada una de sus anotaciones consta de solamente algunas frases, en el mejor de los casos solamente hacen referencia a los Cristos o al Cristo, que no es un nombre, sino un título y significa “El Ungido”. El cuarto origen es Josephus, y esta fuente ha sido demostrada ser una falsificación durante cientos de años; tristemente, todavía es situada como la verdad.

Usted pensaría que un tipo que resucitó de entre los muertos y ascendió al Cielo para que todo los ojos lo presenciasen, que llevó a cabo muchos milagros aclamados y él, habría logrado entrar en el registro histórico. Pues no lo hizo, porque una vez que sopesamos las evidencias hay altas probabilidades de que la figura conocida como Jesús, ni siquiera existió.

“La religión cristiana es una parodia de la adoración al Sol, en el cual pusieron a un hombre llamado Cristo en el lugar del Sol, y le pagaron la adoración originalmente pagada al Sol”. Thomas Paine (1737-1809)

No queremos ser desagradables, pero queremos ser factuales. No queremos lastimar sentimientos, pero queremos estar académicamente en lo correcto, en lo que entendemos y sabemos que es cierto. El cristianismo apenas se basa en la verdad. Descubrimos que el cristianismo fue nada más que una historia romana políticamente desarrollada.

La realidad es que Jesús era la deidad solar de la secta Gnóstica Cristiana. De la misma forma que todos los dioses paganos, era una figura mítica. Y fue el establishment político quien la impuso como verdadera para hacerse con el control de los fieles.

En el 325 d.n.e en Roma, el emperador Constantino convocó el Consejo de Nicea. Fue durante esta reunión que las doctrinas cristianas políticamente motivadas fueron establecidas. Y así empezó una larga historia del derramamiento de sangre de cristianos y el fraude espiritual. Y durante los próximos 1600 años el Vaticano mantuvo un dominio político sobre toda Europa, conduciendo a los períodos felices tales conocidos como las edades oscuras, al mismo tiempo que los eventos instructivos como las Cruzadas y la Inquisición.

La cristiandad, junto con todos los demás sistemas teístas de creencia, es el fraude de la era. Esto sirvió para separar las especies del mundo natural e igualmente el uno del otro. Respalda la sumisión ciega a la autoridad.

Reduce la responsabilidad humana al efecto de que “dios” lo controla todo y los crímenes a su vez horribles pueden ser justificados en nombre de la búsqueda divina. Y aún más importante, otorga poderes a aquellos que saben la verdad pero usan el mito para manipular y controlar sociedades. El mito religioso es el más poderoso dispositivo jamás creado y sirve como el suelo psicológico que contribuye a que otros mitos emerjan.

Cuanto más empiezas a investigar, lo que pensamos que entendemos, de dónde venimos, y lo que pensamos que estamos haciendo empiezas a ver que nos han mentido. Hemos sido engañados por cada institución.

¿Qué te hace pensar por un minuto que las instituciones religiosas sean las únicas que nunca se les ha tocado? Las instituciones religiosas de este mundo están en el fondo de la suciedad. Las instituciones religiosas de este mundo han sido creadas por las mismas personas quienes te han dado tu gobierno, tu educación corrompida, quienes te imponen sus agrupaciones bancarias. Porque a nuestros dirigentes no les importa un bledo, ni tú, ni tu familia. Todo lo que les importa es lo que siempre les ha importado, es decir, el control de todo el maldito mundo.

“Porque debo de decirles la verdad, porque debo decirte la verdad. Ellos deben encontrar dificultad… aquellos que han tomado la autoridad como la verdad, en vez de la verdad como la autoridad”. G. Massey, egiptólogo

Nos han alejado de La Verdad y la presencia divina en el universo que los hombres han llamado “Dios”. No sé lo que es Dios, pero sí sé lo que no es, y al menos que no estés preparado para ver la verdad completa, a donde quiera que vaya, a cualquiera que te guíe, si quieres mirar a otro lado, o si quieres quedarte con lo que estás más cómodo entonces en algún punto descubrirás que te estás metiendo en un lío con la justicia divina. Cuanto más te educas, más entiendes de dónde vienen las cosas y más obvias se vuelven y empiezas a ver mentiras en todos lados. Tienes que conocer la verdad e investigar la verdad, y la verdad te hará libre.

(Tomado del documental ZEITGEIST)

LEER PRIMERA PARTE:

http://bajolaestrella.webnode.es/products/el-secreto-del-cristianismo-parte-1/