Desde que tengo seis año viajo mucho en tren. ¡Y me encanta! Tengo muy vivos los recuerdos de cuando era pequeño e iba desde mi natal Zaza (al centro de Cuba) hasta La Habana en el famoso tren espirituano. Por entonces comenzaban a despertar en mí los deseos de recorrer lugares distantes y desconocidos. En cada ocasión, el principio en compañía de mi mamá y luego por mí mismo, el sonido cadente de los vagones y los hermosos paisajes del otro lado del cristal, evocaban las primeras imágenes que más tarde inspirarían muchas de las historias por escribir.
Años después, cuando un tal Harry Potter se hizo famoso viajando en tren a su escuela de magia, yo ya había recorrido miles de kilómetros de camino a muchos mundos también llenos de fantasía.
Hoy, en Rusia, viajar en trenes sigue siendo una fascinación que repito con mucha frecuencia. Los paisajes ahora son distintos, pero igual de inspiradores. El turún-turún de los vagones me sigue llevando a mundos escritos y por escribir.
Para despedir este año y darle la bienvenida al 2021 vuelvo a viajar en tren por la enorme Rusia. Voy en busca del descanso y la inspiración.
¿Cómo vas a pasar tú estos últimos días del año?

Sigue mi vlog en Instagram. Publico fotos y mini textos todos los días.

Andrey Viarens