En la frontera, donde ya todo es nieve, el destino asusta o simplemente no existe. Mira lejos y sueña. Siente que el frío te da fuerzas, que los copos que caen del cielo son la lluvia de la primavera. Procura que dentro, donde no llega la nieve, sea siempre verde.

Más fotos y textos como este en mi cuenta de Instagram

Andrey Viarens